Home

En enero de 2012 empecé con un cuadro de mucha angustia y ansiedad que realmente no entendía porque no tenía ningún motivo objetivo para estar mal: estaba de vacaciones, mis hijos estaban sanos y creciendo bien, con mi pareja habíamos llegado a un momento de estabilidad óptima y mi trabajo me gustaba. Sin embargo, pasaban las semanas y el cuadro no mejoraba así que decidí consultar con un psiquiatra que me recetó un antidepresivo.

Pero el cuadro no desapareció y lo que me llamaba la atención era que se agudizaba con los síntomas premenstruales. Entonces decidí hacer lo que todos desaconsejan: buscar respuestas en Internet. Quería saber si existía alguna relación entre los dolores menstruales, el uso del Dispositivo Intrauterino (DIU), la ansiedad y la angustia. En mi primer búsqueda en español, sólo aparecieron vínculos relacionados con el DIU hormonal y yo tenía el NO hormonal. Repetí la búsqueda pero esta vez en inglés. Fue como abrir la caja de Pandora. Primero encontré cientos de historias como la mía: mujeres que sin saber por qué de repente empezaban con cuadros de depresión, ansiedad, pánico, etc. Y luego descubrí que el diu NO hormonal tiene cobre y que son los iones de cobre los que producen el efecto anticonceptivo. Según la FDA (Food and Drug Administration office[1]) la efectividad del Paragard (versión del diu de cobre que Bayer comercializa en USA) se ve incrementada porque libera constantemente cobre en el útero y el cobre interfiere en el desplazamiento de los espermas, en fertilización del óvulo y también en la implantación del óvulo en la pared del útero. Pero hay algo que no te dice ningún prospecto del diu ni ninguna agencia reguladora: en algunos casos el cobre puede ser tóxico.

El cobre es un mineral que está presente en todos los cuerpos humanos. En cantidades normales, es un elemento clave para la salud. Sin embargo, cuando se está expuesto a fuentes externas de cobre como lo son las cañerías, las amalgamas dentales o los dius de cobre, esto aumenta significativamente el riesgo de sufrir una intoxicación por cobre. Según el Dr. Wilson[2], el aumento de la cantidad de cobre en el organismo hace que las glándulas adrenales empiecen a trabajar de más para producir suficiente ceruloplasmina, que es la proteína que se encarga de transportar al cobre en el cuerpo. Y, en algunos casos, no da abasto por lo que queda una cantidad de cobre que circula libre por el cuerpo y tiende a acumularse en el hígado y en el cerebro principalmente. En estos casos, la portadora del diu puede tener los siguientes síntomas: depresión, ataques de pánico, insomnio, angustia, cambios de humor, neblina mental, caída de cabello, dolores articulares, migrañas, convulsiones, etc. Tuve todos estos síntomas. Ninguno de los profesionales que consulté admitieron la relación de éstos con el DIU. De hecho, muchos afirmaron que era imposible que esto suceda, argumentando que la cantidad de cobre que libera el diu es muy baja.

Elegí creer en lo que me estaba diciendo el cuerpo y, por suerte, gracias a que sabía inglés, pude encontrar sustento teórico para lo que me pasaba. Pero esto no estaba al alcance de la población de habla hispana por lo que decidí traducir toda la información que encontré en inglés al español y armé un blog (https://cuidadoconeldiudecobre.wordpress.com/) que hoy por hoy tiene más de 400 visitas diarias. Allí recibo comentarios y mails todos los días, en los que mujeres de todo el mundo me escriben agradeciéndome por poner la información a su alcance. Muchas me dicen que leen las historias y reviven su propia historia. Otras me agradecen porque, según ellas, les salvé la vida. Después armé un grupo yahoo en inglés, que hoy tiene más de 1400 mujeres que pasaron por la misma situación, la misma historia una y otra vez (https://groups.yahoo.com/neo/groups/copperiuddetox/info). Este grupo me ayudó a no sentirme tan sola. Escuchar el relato de mujeres que estaban pasando por lo mismo, me hacía sentir acompañada. Juntas buscamos respuestas a lo que nos había pasado y a lo que vivimos una vez que nos sacamos el dispositivo porque ahí recién empieza el camino para volver a la normalidad. Según los expertos, lleva un tiempo volver a la normalidad porque el cuerpo debe eliminar el exceso de cobre en el organismo y, en el proceso, se pueden revivir síntomas que una tuvo con el diu. Según Rick Fischer, recuperar el equilibrio puede tardar entre 6 meses y unos años[3]. Recomienda también hacerse un análisis de pelo[4] (no suele verse en análisis de sangre y orina) que es donde se puede ver el impacto del cobre en el organismo y gracias a ello se arma un programa de suplementos para suplir las deficiencias de nutrientes y ayudar al cuerpo a desintoxicarse. Muchas mujeres optan por este camino, otras, cansadas del bombardeo con cosas externas, deciden no hacer más nada y esperar a que, de a poco, todo vuelva a la normalidad. Te recomiendan yoga, enemas de café, dieta rica en zinc, saunas con rayos infra rojos, etc.

Como mujer y como feminista, me resulta doloroso “embarrarle la cancha” a un método anticonceptivo tan eficaz para tantas mujeres. Sin embargo, creo que todas tenemos derecho a tomar una decisión informada, todas debemos saber qué riesgos estamos asumiendo a la hora de optar por un anticonceptivo y evaluar si realmente vale la pena. Esto está reflejado en el punto 9 de la declaración de derechos sexuales y reproductivos de 1997: todos tenemos derechos a la información basada en el conocimiento científico.[5] En el caso del diu de cobre, sucede algo peor que una falta de información: te dicen algo que es incorrecto. Muchas mujeres recurren a este método porque no quieren experimentar el desarreglo que generan los anticonceptivos hormonales y terminan viviendo cuadros muy similares porque el diu de cobre impacta en la producción hormonal.

Poner en cuestionamiento los métodos anticonceptivos no implica negar su valor práctico sino que deja espacio para que los cuerpos hablen y nos cuenten qué les está pasando. Los juicios a los anticonceptivos se multiplican por el mundo[6]. Miles de vidas dañadas, algunas para siempre, por no querer quedar embarazadas. Yo estuve ahí. Como madre de dos, con uno de ellos recién nacido, lo último que quería era tener otro hijo. Busqué información sobre métodos anticonceptivos pero no encontré toda la verdad. Mi deseo es que esto no le suceda a otra mujer.

Y para que esto no suceda hay mucho trabajo por hacer. Por un lado, hay profundizar el seguimiento de los anticonceptivos aprobados para su comercialización e intensificar la capacitación del cuerpo médico en su rol de brindadores de información y contención a la paciente. La salud se transformó también en un negocio por eso resulta imprescindible tomar una actitud alerta y ejercer un control desde el gobierno y desde ONGs para evitar que los valores del mercado trastornen los valores de la salud[7].

En segundo lugar, me parece urgente comprometer a los varones en la tarea de cuidado anticonceptivo. Esta es otra tarea de cuidado que cayó, en la mayor parte de los casos, en el regazo de las mujeres por ser las principales afectadas si se produce un embarazo. Gracias a la implementación las políticas de educación sexual y políticas de concientización adulta se pueden generar la conciencia de que se trata de una RELACION sexual, donde hay dos personas involucradas y que ambas personas son responsables por decidir acerca del cuidado.

Finalmente, resulta imperativo ampliar las opciones de anticoncepción masculina. Si bien hay muchas investigaciones en marcha, aún no llegan al mercado y la vasectomía (método gratuito en Argentina y reversible) aún genera muchos resquemores en la población masculina. Es necesario que poner el cuerpo en la anticoncepción sea algo que se reparta con mayor igualdad, que no sea únicamente una cuestión de las mujeres. Y sería ideal que contáramos con métodos anticonceptivos realmente inocuos para ambos sexos además del preservativo.

 

[1] https://www.accessdata.fda.gov/drugsatfda_docs/label/2005/018680s060lbl.pdf

[2] http://drlwilson.com/Articles/copper_toxicity_syndrome.htm

Hay mucha bibliografía sobre la toxicidad del cobre que voy a incluir al final de la nota.

[3] http://www.coppertoxic.com/healing.html

[4] http://arltma.com/

[5] http://www.espill.org/wp-content/uploads/2016/01/Derechos-Sexuales-1997.pdf punto 9.

[6] http://www.infobae.com/2015/12/15/1776655-juicio-contra-bayer-alemania-sus-pildoras-anticonceptivas/

https://www.drugwatch.com/yaz/lawsuits/

[7] Aquí es importante acotar que colocar un diu mirena le resulta mucho más provechoso que recetar pastillas anticonceptivas. No es un dato menor a la hora de estudiar las variables que utilizan los profesionales para recetar un anticonceptivo.

Links importantes

Link
http://www.drlwilson.com/articles/copper_toxicity_syndrome.htm
http://www.drlwilson.com/articles/ADRENALBURNOUT.SPAN.pdf
http://www.arltma.com
http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/5427
http://www.isca.in/rjrs/archive/v2/iISC-2012/12.ISCA-ISC-2012-4CS-93.pdf
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24290605
http://www.rdnattural.es/plantas-y-nutrientes-para-el-organismo/minerales/cobre/
http://www.hairdiagnostics.com/medical-conditions/depression/
http://www.drgangemi.com/health-articles/hormone-health/iud-pain-problems/
http://www.coppertoxic.com/
http://new-holism.com/?p=172
http://members.upnaway.com/~poliowa/Copper%20Toxicity.html
http://www.naturalendocrinesolutions.com/articles/the-truth-about-copper-toxicity-and-thyroid-health/
http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp132-c2.pdf
http://www.accessdata.fda.gov/drugsatfda_docs/label/2005/018680s060lbl.pdf
http://www.annlouise.com/blog/2011/07/21/hidden-copper-overload/
http://nutritionalbalancing.org/
http://www.ewtn.com/library/PROLENC/ENCYC032.HTM
https://www.psychologytoday.com/blog/holistic-psychiatry/201709/copper-toxicity-common-cause-psychiatric-symptoms
http://www.melissadianesmith.com/Articles/CopperOverLoad.html
http://www.mothering.com/community/t/916122/copper-iud-and-side-effects
http://www.topix.com/forum/health/birth-control/TNE8UMI762T1PF60C/p28
https://cuidadoconeldiudecobre.wordpress.com/
http://www.topix.com/forum/health/birth-control/TPJ6JN7FDCJOTQN53/p148
https://www.facebook.com/groups/iudsideeffects/
https://www.facebook.com/groups/866824313330784/
https://www.facebook.com/groups/1095060783857158/
https://www.youtube.com/watch?v=Kl8UNB6cwEk
https://www.youtube.com/watch?v=MdTuOq0bar4
https://www.youtube.com/watch?v=SoZVdF72qNw
https://youtu.be/itc4ILfplJc
https://groups.yahoo.com/neo/groups/copperiuddetox/info
http://iud-divas.livejournal.com/1311314.html
http://fertilityfriday.com/julie-casper/
http://www.ecoportal.net/Temas-Especiales/Salud/Anticoncepcion-hormonal-lo-que-nos-venden-y-no-nos-cuentan
http://crimenyrazon.com/19453/la-industria-de-los-anticonceptivos-y-un-negocio-oculto#.WbmXaJOg-t8
http://www.professorwalter.com/2011/08/the-case-that-hung-by-a-thread.html
http://www.infobae.com/2015/12/15/1776655-juicio-contra-bayer-alemania-sus-pildoras-anticonceptivas/
https://www.reuters.com/article/us-bayer-mirena/judge-rules-against-nearly-1300-lawsuits-over-bayers-mirena-iud-idUSKCN1082N8
http://ssociologos.com/2013/09/18/entrevista-a-judith-butler-y-beatriz-preciado/
http://www.ewtn.com/library/PROLENC/ENCYC032.HTM

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s