Home

La verdad es que dudé un poco antes de escribir esto. Me daba miedo exponerme en las redes sociales, especialmente con un tema relacionado con los derechos reproductivos, tan en boga en la agenda política actual.

Hace casi un año decidí ponerme un DIU. Siempre desconfié de los métodos anticonceptivos por el cambio en las hormonas y en el humor así que investigué y busqué la opción que me parecía la más apropiada. El Paragard parecía una opción imbatible: un diu SIN hormonas. Era como ganarse el loto. Los médicos me dijeron que me podría traer menstruaciones más dolorosas y abundantes lo cual era un precio que estaba dispuesta a pagar por no quedar embarazada.

Al principio estaba encantada, las primeras semanas pasaron sin mayores problemas. Sin embargo, con el correr de los meses empecé a sentirme diferente. Primero sentí un cambio corporal: me dolían mucho la espalda y las piernas. Luego, me transformé en una persona diferente. Lloraba por cualquier cosa. La cabeza no me paraba, la ansiedad se me disparó y empecé con ataques de pánico. Me costaba mucho trabajar, casi no comía, tenía náuseas constantes. Mi ansiedad se fue por los techos y comencé con hábitos y pensamientos obsesivos compulsivos. Era muy raro porque me sentía dormida y acelerada al mismo tiempo. Me sentía atacada por mi entorno. Pensé que estaba enloqueciendo.

Por dos meses las cosas no hicieron más que empeorar. No paraba de pelearme con todos los que me rodeaban y de alejar a mis seres queridos de mi lado. No podía conectar con mis estudiantes. Lo único que quedaba de mi antiguo ser era la caparazón.

Fui a terapia pero nada me ayudó. Nunca estuve más asustada en mi vida.

Por suerte, en diciembre me crucé con un artículo que asociaba los cambios de humor al diu de cobre. ¡Todo lo que me pasaba era por la toxicidad del cobre! Me leí todos los artículos que encontré. Sentí un alivio enorme: no me estaba volviendo loca: era el DIU! Dos días más tarde, me lo saqué.

El camino para volver a la salud ha sido largo y duro. Mi cuerpo tenía 7 veces la cantidad de cobre necesaria para el funcionamiento saludable de nuestro organismo. Mi hígado, mis glándulas adrenales y tejidos estaban llenos de metales tóxicos. Voy desintoxicándome de a poco, siguiendo una dieta asesorada por un nutricionista donde evito el gluten, los lácteos y el alcohol. Veo a un acupunturista y a un quiropráctico una vez a la semana y me monitoreo mi niveles minerales con análisis de cabello periódicamente. Todo este tratamiento es lo que me está permitiendo volver a ser la que solía, de a poco.

El diu me salió gratis pero el precio que tuve que pagar emocionalmente y económicamente luego para volver a la normalidad, no lo valen.

¿Por qué los doctores no me advirtieron que esto podía pasar? ¿Por qué dicen que sólo pasa en algunos casos? Nuestro sistema de salud no cuenta toda la verdad. Me duele ver cómo promocionan este anticonceptivo sin mencionar los efectos que puede tener en la salud mental de las mujeres. Esto le está pasando a cientos de mujeres de todo el mundo. Sin embargo, cuesta asociar estos síntomas al diu porque lo promocionan como algo sin hormonas, inocuo. Otras tantas sufren en silencio porque sus médicos están poco informados acerca de los efectos físicos y emocionales que produce el diu de cobre.

Mi objetivo ahora es generar conciencia acerca de los efectos colaterales que puede generar el diu de cobre así, si hay alguna mujer que me lee o me escucha y se siente igual, sabe que no está sola, que no se está volviendo loca sino que hay una respuesta.

No digo que esto le vaya a pasar a todas las mujeres que usan el diu pero puede pasar. Tampoco estoy en contra del control de la natalidad. Nuestra salud reproductiva afecta a todo nuestro cuerpo entonces es muy importante que sepamos lo que nos estamos metiendo. Lo que pido es que se sepa acerca de la toxicidad del cobre y que sea estudiada en profundidad por la comunidad médica. Lo médicos tienen que estar al tanto de este efecto colateral y las mujeres que lo eligen, también. Ninguna mujer tiene que sufrir lo que yo pasé.

Por favor, ayúdennos el 06 de septiembre a concientizar acerca de la toxicidad del cobre. Luchemos por un mundo futuro saludable para las mujeres del mundo entero. #6deSeptiembre #DíaDeConcientización acerca de los efectos no informados del #DiuDeCobre

Joanie Anselm

Anuncios

8 pensamientos en “Ansiedad galopante, cambios de humor – La historia de Joanie

  1. Hola la verdad no se como comenzar yo tengo 4 años con rl diu empecé con los sintomas hace 8 meses anciedad patico insomio no duermo casi nada todo me molesta tengo un hijo de 4 años la verdad tengo mucho miedo de perder mi trabajo y ami hijo ido con michos medicos y todos dicen que no es el diu estoy esperando mi regla para poder quitarmelo pero veo comentarion que no se les quita lueho luego los sintomas quisiera saber que hacer despues de quitarme el diu que tratamientos soy mama soltera y la verdsd me gustaria recuperarme pronto por mi hijo

    Le gusta a 1 persona

    • Es importante que creas en vos y te saques el diu. A partir de eso empieza el proceso de recuperación. Lleva un tiempo, pero se logra. A mí me ayudó mucho la homeopatía para estabilizar mi ánimo. Contas conmigo para lo que necesites.

      Me gusta

  2. Hola mil gracias por la informacion no saben el bien que me han echo al saber todo esto que no soy yo la que me estoy volviendo loca, si no que es el diu el que me esta enloqueciendo. Favor de compartirme con que puedo desentoxicar mi cuerpo de tanto cobre ya que llevo con el mas de tres años.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s