Home

Tuve el diu marca Paragard durante 4 años y medio. Los efectos colaterales que me produjo fueron: sangrado abundante, dolores pélvicos cuando tenía relaciones (tanto es así que me fui a hacer chequear el DIU pero estaba bien colocado), ansiedad (que aumentaba cuando tenía reacciones alérgicas), baja libido, fatiga, pérdida de pelo, y acné. Pero lo que más me asustó fue la reacción alérgica que me generaban los detergentes para lavar los platos y también algunas comidas.

A pesar de que mi ginecólogo se rió cuando le conté mis síntomas y trató de persuadirme de que me dejara el DIU puesto, en febrero del 2012 decidí sacármelo. Sangré y tuve dolor agudo de ovarios por 5 horas. Después de sacármelo tuve deposiciones con color a cobre por mucho tiempo y sudores abundantes especialmente durante la noche. El enrojecimiento de mi cara y mis manos disminuyó 4 días después. Sin embargo, al poco tiempo mis manos y mi cara me volvieron a arder nuevamente, tal como me pasaba con el DIU puesto.

A mi nueva obstetra no le resultó tan extraño mi relato sobre el cobre y me mandó a hacerme una serie de test para ver si tenía alguna enfermedad autoimune. Dijo que podía ser cierto. Mientras tanto seguí leyendo en los foros las cientos de historias que aparecían semanalmente donde mujeres describían historias similares a la mía, de pánico, ansiedad, etc. Lo que necesitaba encontrar era también alguna idea de cómo seguir después de sacarme el DIU porque todo parecía indicar que la recuperación no era automática. Mientras esperaba los resultados de mi análisis de pelo, me sentía tan sola y tan poco comprendida.

Finalmente a final de agosto de 2012 me dieron un diagnóstico: síndrome de agotamiento adrenal que puede ser causado por una exposición elevada a metales como el cobre. En general los síntomas que produce este cuadro coincidieron mucho con los míos: cansancio, incapacidad de lidiar con el estrés, ansiedad, pánico, etc. Para recuperar el equilibrio general me dio un programa de dieta y suplementos vitamínicos además de recomendar masajes, saunas y ejercio diario (no muy cardiovascular). Ahora sé que estoy en el camino adecuado. A pesar de que el cobre no me dio elevado en los estudios, la mujer que me está tratando me explicó que es probable que esté acumulado en ciertos órganos y que con los suplementos se libere. También me explicó que el proceso de recuperación puede ser difícil por momentos porque cuando el cobre se libera puede generar efectos muy similares a los peores momentos del DIU. Por lo tanto, decidí comenzar con los suplementos y la dieta de a poco, para no traumar a mi organismo ya desgastado. Con cinco semanas de tratamiento encima, puedo decir que estoy mejor. Espero que este camino me ayude a cerrar este duro capítulo en mi vida.

Ragan (USA)

Anuncios

Un pensamiento en “La historia de Ragan

  1. hola yo m puse el diu cuando aun eataba en los 40 dias despues de la cesarea a los 17 años pero a menudo sentia que me picaba a los 2 años 8 meses el 12 de mayo me lo retiraron el primer dia de mi regla ya tengo mas se 15 dias a un sigo sangrando abese poco y de repente es mucho. tengo miedo ayudenme

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s